MEDIO SIGLO Y ALGO MÁS



Las mujeres que nacimos allá en la década del sesenta, hoy tenemos 50 años y algo más. Hoy pensaba... "medio siglo" ¡Medio Siglo!. No es poco eh. ¿Cuántas cosas pasaron?

Yo vi cómo el magazine, evolucionó en cassette, luego en CD, después en DVD y ahora hay otro que se llama Blue-Ray. 
Yo vi cómo una madre compraba toda ropa amarilla y blanca porque no sabía el sexo de su bebé, hasta que llegó la ecografía  (donde no sabías si tenías una criatura o un alien) y ahora existe la 4D que casi te muestra si tu bebé si es parecido a vos o al padre.
En esa época era imposible pensar que se podía operar a corazón abierto y ni hablar de un transplante de órganos.
Los libros contables se escribían con lápiz, en las oficinas había máquinas de escribir y para calentar los ambientes había estufas a kerosene o a gas.
La ducha en principio de alcohol de quemar o gas, pasó a ser calefón eléctrico hasta que llegaron las calderas, los termo tanques o los sistemas de agua caliente para toda la casa.
Pasamos de los tacos de corcho a los de aguja, de las polleras abajo de la rodilla a las minifaldas de cuerina. 
Nos pintábamos los párpados, las mejillas y los labios como si fuésemos a un concurso de mascaritas y nos depilábamos las cejas finitas, tan finitas que casi no se veían.
Si un chico nos gustaba, nos encargábamos de que algún amigo o amiga se entere y entonces si la cosa era recíproca venía el mensaje de vuelta con un SI, ÉL TAMBIÉN GUSTA DE VOS.
Si había un primer beso, eso era empezar a estar de novios, no se daba un beso al azar, salvo que fueras una chica fácil (en ese entonces para ellos era así).
Como toda regla, había excepciones pero, en general, la pareja tenía sexo en su noche de bodas. Tanto rollo había con eso, que una mujer que se casara embarazada no podía vestirse de blanco y elegía un color tiza o champagne para su vestido de novia.
Pasaron varios Papas, mataron a uno, otro reunió varios continentes y algo que jamás creí que iba a ver, era que haya dos Papas al mismo tiempo: Benedicto XVI y Francisco I.
En aquella época la mujer se casaba con un hombre, hoy pueden casarse dos hombres o dos mujeres y tener hijos o adoptar.

Tantas cosas pasan en "Medio Siglo", tanta historia, tantos cambios, tanta EVOLUCIÓN...

Sin embargo la sociedad, el inconsciente colectivo o la moda, imponen un modelo que tiene que ver más con una mujer instalada eternamente en los 30, que con ese medio siglo de experiencias.

Cremas anti-age, ondas rusas, chinas, masajes linfáticos, horas interminables en los gimnasios, dietas de hambre, ponerse pechos, levantarse cola, quitarse una costilla... Todo orquestado para "parecer más joven".

Medio siglo en donde todo evolucionó, menos nosotras. Porque las críticas implacables a las mujeres, las hacemos las mismas mujeres.

Ya no quiero que me den 45 años (y ésto se lo debo a un vídeo de la gran psicóloga chilena Pilar Sordo). 
Quiero que se note y sentirme orgullosa, de mi medio siglo y algo más. 
Y porque como ella misma dice: "envejece quien tiene más recuerdos que proyectos". 
Ya no quiero recordar cómo era, cómo fui. 
Me amo, me acepto y me proyecto, desde quien SOY HOY.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ROLES EQUIVOCADOS

CUANDO NOS ARRANCAN LAS ENTRAÑAS

LA ENVIDIA