ROLES EQUIVOCADOS



Soy la hermana mayor de seis hermanos (a dos no los llegamos a conocer porque se fueron antes de llegar). Ubicarse en el primer lugar de la lista no es tarea fácil. Primero, porque los padres están experimentando y cada uno, a su manera, tratará de hacer lo bueno que hicieron sus padres con ellos y lo contrario de lo que creyeron malo. Segundo, porque proyectan en uno todos esos sueños que ellos no pudieron cumplir y entonces querrán que seas bailarina, contador, médico, monja, o que te cases con alguien adinerado para que nunca conozcas la necesidad. Tercero (y aquí voy a apuntar), nos convertimos sin querer en madre/padre de nuestros hermanos.

Desde que nace tu hermano/a te dicen: cuidalo/a que no se caiga, juega con él/ella, llevalo/a a la casa de tu amiga/o y, pase lo que pase, como es el/la más chico/a, "la culpa siempre habrá sido tuya". 
Los juguetes, la ropa, el tiempo, las amistades, TODO entrará al campo de lo comunitario y sin darnos, cuenta iremos perdiendo nuestra intimidad o individualidad para convertirnos en la vena, los ojos, o el pulmón de ese/a hermanito/a.

A medida que pasan los años, nos tomamos tan en serio esa responsabilidad que llegada la adolescencia o la madurez, sentimos que todavía tenemos que cuidarlos, protegerlos, indicarles el camino y como ya no son niños, probablemente nos manden a freír bollitos. 

Sentimos que se equivocan una y otra vez, que no tomaron la decisión correcta, que podrían haberlo hecho de otro modo y entonces, en lugar de ser compañeros de camino, se termina en una relación "padre/madre-hijo/a". 
Ese mismo esquema puede repetirse a la hora de buscar una pareja. Uno siente que tiene que hacerse cargo del desgano del otro, del crecimiento profesional, de los días de depresión y hasta de esos momentos en donde está malhumorado/a y uno lo justifica pensando "y bueno, pobre, está mal". 
Amigas y amigos también formarán parte de ese círculo de "gente a la que hay que sostener o salvar" y entonces aceptamos llamadas a cualquier hora para escuchar una confesión, para aconsejar frente a una ruptura de pareja, o de un amor no correspondido. Iremos a fiestas adonde no teníamos ganas de ir, o serviremos de compañía para ver esa película o recital que nada tiene que ver con lo que nos gusta. 
El mandato oculto es "no les podes fallar" ¿por qué? porque un padre/madre, no "deben fallar".

Si uno pudiera despegarse de ese rol equivocado e impuesto involuntariamente, se sentiría más aliviado. Aceptaría que cada cual hace su camino en la vida, que de los errores se aprende y está bien que sucedan. Y sufriríamos menos... por otros.
Ocupemos el lugar que nos corresponde, como hijos, como hermanos, como pareja y como padres/madres, sólo con nuestros hijos. 
El peso que quitamos de nuestra mochila es incalculable y no sólo vivimos mejor sino que además dejamos vivir con más aire, a los demás. 
Si pudiéramos preguntarle a nuestros hermanos qué opinan sobre nosotros, tal vez nos encontraríamos con la sorpresa de que digan "sos insoportable".

Suerte! y buena vida.

Comentarios

  1. Guauuuuu, que mochila mas pesada........Soy la primera de tres hermanas, de alguno mas que no llego a ser y de otro que no nació en el mismo nido, que no conozco, pero que es el numero 4. Y si, es como dice en el relato y ahi vamos cargando la mochila y sobreviene la gran carga, que a su vez volcamos inconcientemente en nuestro clan. Tomar conciencia de esto, el darse cuenta y comenzar a alivianar esa mochila, da mucha paz y se puede comenzar a ser una misma. Me encanto Marina. <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario! Tomar conciencia es el primer paso, tal como dices. Me alegra que te haya servido.

      Eliminar

Publicar un comentario

SI QUIERES DEJAR TU COMENTARIO, PUEDES HACERLO AQUÍ.

Entradas populares de este blog

CUANDO NOS ARRANCAN LAS ENTRAÑAS

LA ENVIDIA